Agosto 2017

Alimentos que ayudan a proteger la piel de la exposición solar

Ya sabemos que una correcta alimentación influye sobre nuestra salud de forma directa, permite que nuestro organismo funciones con normalidad y nos ayuda a prevenir o a reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades a corto y largo plazo. En esta época estival, en la que la playa o la piscina son destinos comunes para gran parte de la población, unos buenos hábitos alimentarios también nos pueden ayudar a mitigar los efectos de los rayos solares y mantener una piel sana.

Ya sabemos que una correcta alimentación influye sobre nuestra salud de forma directa, permite que nuestro organismo funciones con normalidad y nos ayuda a prevenir o a reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades a corto y largo plazo. En esta época estival, en la que la playa o la piscina son destinos comunes para gran parte de la población, unos buenos hábitos alimentarios también nos pueden ayudar a mitigar los efectos de los rayos solares y mantener una piel sana.

 

La hidratación y la ingesta de alimentos ricos en antioxidantes y en grasas insaturadas saludables ayudan a la piel a regenerarse y protegerse de la exposición solar.

 

Los antioxidantes nos ayudan a reparar la piel y a minimizar la oxidación de las células causada por los rayos ultravioleta. Las frutas y verduras son ricas en vitamina C y provitamina A (betacarotenos), en especial las que tienen pigmentación anaranjada, morada o rojiza, como es el caso de las zanahorias, cerezas o tomates, etc.

 

Igualmente, para minimizar el impacto o reparar los efectos de los rayos ultravioletas hay que dar "protagonismo" a los alimentos que contienen grasas insaturadas saludables que refuerzan las membranas celulares, así como vitamina E con efecto antioxidante.

 

En este sentido, el consumo de alimentos como el aceite de oliva, los frutos secos y el pescado azul podrían contribuir a una mejor toleración al impacto de los rayos de sol.

 

No obstante, estos alimentos por sí solos no pueden asegurar una correcta protección. Siempre se debe de seguir la recomendación de evitar la exposición en horas de máxima insolación y aplicar crema solar protectora.

 

Por otro lado, no debemos olvidar llevar a cabo una correcta hidratación, siendo el agua el elemento fundamental a la hora de hidratarse adecuadamente. Pero no sólo el agua hidrata, frutas de temporada como el melón y la sandía, las verduras y las sopas frías como el gazpacho pueden utilizarse como complemento.

 

En cuanto a los zumos y smoothie (batidos) que tan de moda están últimamente, son una buena opción para ingerir fruta y pasan muy bien, pero no pueden sustituir ni una comida ni la ración diaria recomendada de fruta, ya que de esta forma, cuando hacemos el zumo, desechamos la fibra que contiene la fruta y se puede no estar aprovechando todos los nutrientes que contiene el alimento.

 

Julio de 2017

La hidratación a examen, ¿ingerimos suficiente líquido?

 

En las fechas veraniegas y siempre que se aproxima una ola de calor las autoridades competentes y los expertos suelen ser bastante insistentes con las recomendaciones de consumo de líquidos, ya que una ingesta deficiente o inadecuada puede provocarnos consecuencias muy negativas para la salud.

La Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación, dirigida por el Dr. Lluis Serra Majem es una entidad que surge bajo el amparo del Instituto Universitario de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias (IUIBIS), de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y pretende desarrollar y promover proyectos de investigación sobre hidratación humana y estilos de vida saludable.

 

En el reciente estudio publicado en la revista Nutrients “Hábitos de consumo de bebidas entre la población europea: asociación entre el agua y la energía que tomamos” presentado por esta Cátedra, se hace una comparativa de los hábitos de consumo de líquido en tres países de la Unión Europea: Francia, Italia y España.

 

Los resultados de este trabajo no son muy positivos, ya que tan solo la población femenina francesa cumple con las recomendaciones propuestas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) para el consumo de agua (al menos 2,5 litros de agua al día para los hombres adultos y 2, para las mujeres). En concreto España se sitúa en el último puesto, con una media de 1,7 litros al día en hombres y 1,6 litros al día en mujeres.

 

 

Según nos indica la EFSA, entre el 70 y el 80 % de la ingesta diaria de agua debe provenir de diferentes tipos de bebidas, preferiblemente el agua, mientras que entre el 20 y el 30 % restante puede ser aportado a través del consumo de alimentos sólidos. Es decir, no es necesario beber esos litros de agua, ya que aproximadamente un 25% lo podemos aportar a través de la comida.

 

En este sentido debemos de apuntar que no todos los alimentos nos aportan la misma cantidad de agua. Mientras que las frutas y verduras son los alimentos sólidos que más agua contienen en su composición con un contenido que oscila entre el 70 a 95% de agua (incluido el plátano), las carnes curadas o bacon aportan entre un 15 y un 40%.

 

Adecuar la ingesta a cada situación

 

Aunque la EFSA establece unas recomendaciones generales para la ingesta de agua, estos valores se pueden ver incrementados dependiendo del nivel de actividad física, las condiciones ambientales como temperatura y humedad y las condiciones fisiológicas.

 

Además existen poblaciones más vulnerables como son los niños y las personas de edad avanzada en las que el riesgo de deshidratación está incrementado. En el caso de los mayores el paso del tiempo puede deteriorar la capacidad para sentir sed mientras que en los niños el problema está en su incapacidad para manifestarla.

 

Algunos consejos para mantener una hidratación adecuada

 

La deshidratación se produce cuando hay un balance hídrico negativo en nuestro cuerpo, es decir, perdemos más agua de la que ingerimos. A corto plazo sus síntomas pueden ser caídas, desorientación, deterioro de la capacidad cognitiva, menor rendimiento físico, fatiga y dolores de cabeza.

 

A medio plazo, sus consecuencias pueden afectar al rendimiento físico, intelectual, provocar enfermedades renales, cefaleas, estreñimiento e incluso algunas más graves como el propio cáncer de colon.

 

Prevenir la deshidratación, especialmente en la estación veraniega, se puede conseguir siguiendo unas sencillas pautas:

  • Ingerir entre 2 y 2,5 litros de agua diarios
  • En caso de practicar ejercicio físico o deporte aumentar la ingesta
  • Consumir alimentos con alto contenido en agua, como son las frutas y las verduras
  • Las bebidas alcohólicas no son una buena opción para calmar la sed, ya que el alcohol deshidrata
  • No esperar a tener sed para hidratarse. Sentirse sediento es señal de deshidratación.

 

Fuentes

https://www.elindependiente.com/vida-sana/2017/05/23/solo-13-hombres-22-las-mujeres-bebe-suficiente-agua/

http://www.correofarmaceutico.com/2017/05/23/al-dia/salud-publica/la-poblacion-espanola-no-cumpliria-con-la-ingesta-de-agua-potable-recomendada

http://cieah.ulpgc.es/es/inicio

 

Abril de 2017

¿Qué alimentos nos sientan mejor?

Por todos es conocido que las principales normas que rigen la alimentación se basan en el consumo de productos de calidad cargados de nutrientes. Ellos distribuidos de una forma adecuada y combinándolos para aumentar la variedad hará que desarrollemos una alimentación sana y equilibrada.

 

Además de todo ello, debemos ser conscientes de las sensaciones que nos transmiten el consumo de determinados alimentos debido a la liberación de neurotransmisores que estimulan nuestro estado de ánimo.

 

Al hablar de ello no nos referimos a los alimentos azucarados, ya que aunque exista la creencia de que reducen la ansiedad y el estrés, ello solo genera una dependencia de este tipo de alimentos. Cuando ingerimos alimentos azucarados, la subida de azúcar en nuestro cuerpo se produce de forma tan rápida que nuestro organismo tiene que actuar velozmente para disminuir estos niveles, lo que termina generando ansiedad por las comidas dulces. Por esta razón, los especialistas recomiendan eliminar o reducir al mínimo el consumo de los alimentos con azúcar y las harinas procesadas de nuestra alimentación. Por tanto, si nos vemos en la necesidad de consumir alimentos dulces podemos optar por frutas de temporada o frutas desecadas, los cuales contienen fibra, vitaminas y minerales que hacen que su absorción se lleve a cabo de forma adecuada.

 

A continuación, mostramos algunas sustancias que cumplen con funciones relacionadas con nuestro estado de ánimo:

 

El triptófano se relaciona directamente con nuestro estado de ánimo debido a la liberación de serotonina y está presente en alimentos como los lácteos, la carne de pollo, las semillas de ajonjolí o la soja.

 

El magnesio participa en el funcionamiento del sistema nervioso produciendo energía y lo encontramos en las verduras de hoja verde oscura como las espinacas, los frutos secos, el aguacate y las semillas de calabaza.

 

En cuanto a las vitaminas del grupo B destacamos la vitamina B12 presente en el pescado, los moluscos y la carne, y el ácido fólico que forma parte de las verduras de hoja verde, el aguacate y los cítricos. Niveles bajos se ambas vitaminas se relacionan con estados de depresión por lo que su consumo podría ayudarnos a mantener nuestro estado de ánimo activo. Por otro lado, también valoramos la vitamina B1 debido a que esta se encarga de regular los estados de irritabilidad y la encontramos en las semillas de sésamo y los piñones.

 

Otra sustancia no tan conocida es la teobromina, presente en el cacao (puro), en la yerba mate y en la fruta guaraná. Produce sensación de bienestar con la relajación de los vasos sanguíneos y los músculos lisos y además actúa como diurético natural. Por último, debemos incluir la fenilalanina, presente en el tomate y los garbanzos con su función como antidepresivo.

 

Tras todo ello, podemos ser conscientes de los beneficios que nos aportan algunos alimentos más allá del ámbito nutricional, ya que muchos de ellos integran un valor emocional que puede realzarnos de optimismo y ánimo sin olvidar los pilares que deben constituir la base de nuestra alimentación, en la que los alimentos frescos y/o poco procesados deben de ser la principal elección.

 

Fuente: http://www.lavanguardia.com/comer/materia-prima/20170306/42510259407/que-alimentacion-seguir-para-sentirnos-mejor.html

Marzo de 2017

XX Aniversario de la Sociedad Andaluza de Nutrición Clínica y Dietética (SANCYD)

Albúm de fotografías del XX Aniversario de la SANCYD
y I Jornada de Nutrición y Cine

Firma de convenio de colaboración entre la Fundación Andaluza de Nutrición y Dietética (FAND) y el Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Andalucía (CODINAN)

Febrero de 2017

El pasado 24 de enero la Fundación Andaluza de Nutrición y Dietética (FAND) y el Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Andalucía (CODINAN) procedieron a la firma de un convenio marco de colaboración en actividades de interés general.

 

Con carácter meramente enunciativo y no limitativo se citan las siguientes actividades:

 

a) Realización de programas de formación, investigación, conferencias divulgativas y otras actividades académicas.

b) Creación y mantenimiento de Unidades de I+D.

c) Organización y ejecución de actividades relacionadas con la promoción social y cultural.

d) Apoyo mutuo a la difusión de las actividades que se desarrollen en el marco de este convenio, a través de sus diferentes estructuras y organismos.

e) Cuantas otras sean consideradas de interés común, dentro de las posibilidades de las partes y actividades que constituyen el objeto del presente convenio.

Dr. José Antonio Irles, presidente de la FAND junto a D. Luis J. Morán, decano del CODINAN Firma convenio FAND-CODINAN

Decálogo para mejorar la sostenibilidad alimentaria en el planeta

 

 

Preservar la salud del planeta también pasa por la alimentación. Cada uno de nosotros puede contribuir a mejorar la sostenibilidad alimentaria siguiendo un decálogo que propone desde consumir productos locales y de temporada hasta interesarse por los procedimientos agrícolas, ganaderos y pesqueros.

 

 

 

“El Decálogo para la alimentación sostenible en la comunidad: declaración de Gran Canaria 2016” ha sido redactado por una treintena de expertos en nutrición conformándose como una guía pionera en esta materia y de trascendencia global.

Este documento cuenta con el apoyo medio centenar de instituciones de todo el mundo, desde asociaciones de consumidores, institutos de investigación, sociedades científicas, organismos de Naciones Unidas, ONG y medios de comunicación especializados.

 

Las diez premisas fundamentales

 

1. Elige y come alimentos de proximidad. Escoge productos del territorio en mercados locales

El transporte de los alimentos desde lugares remotos a sus puntos de consumo representa un componente importante de la huella ambiental de la alimentación, fundamentalmente por el consumo de energía y su consiguiente contaminación. Además, la compra de productos locales en mercados locales incide positivamente en la economía y desarrollo local, en la reactivación del entorno rural y en la protección del paisaje y los ecosistemas.

 

2. Consume alimentos de temporada, preferentemente

Los alimentos de temporada respetan las estaciones y las condiciones climáticas propicias, proporcionando productos con mejores características organolépticas y nutricionales. Además, los alimentos adquiridos en su temporada suelen ser más económicos y sostenibles.

 

3. Revaloriza alimentos y recetas tradicionales y locales

La educación alimentaria es un elemento fundamental para la cultura e identidad de los pueblos y, por ende, la protección del patrimonio gastronómico y culinario en la comunidad debe suponer una prioridad para la propia sostenibilidad alimentaria.

 

4. Aprende a comprar y cocinar en compañía

En familia o con amigos, el aprendizaje de unos hábitos alimentarios saludables pasa por conocer los alimentos, las técnicas culinarias y las habilidades básicas para comprar e incluso para producir los alimentos e ingredientes.

 

5. Planifica los menús y las compras. Intenta reducir los desechos, evita el despilfarro de alimentos y recicla adecuadamente en el hogar y en la comunidad

La planificación de las compras y los menús debe obedecer a criterios de sostenibilidad: salud, medioambiente, economía y cultura. Por ello debe evitarse el derroche y el desperdicio que se genera a lo largo de toda la cadena alimentaria (productor, distribuidor, consumidor). Intenta reciclar adecuadamente tanto los desechos alimentarios como sus envases, practicando también la solidaridad alimentaria.

 

6. Prioriza los alimentos vegetales. Modera el consumo de carne y derivados y lácteos

La producción de alimentos animales (sobre todo carnes rojas, derivados cárnicos y lácteos por procedimientos intensivos) produce una huella medioambiental mayor que la de los elementos vegetales (cereales, frutas, verduras, hortalizas, legumbres y frutos secos) especialmente por la mayor emisión de gases de efecto invernadero, mayor consumo de agua y recursos energéticos y mayor utilización de superficie terrestre. Además, tu salud lo agradecerá.

 

7. Utiliza la biodiversidad terrestre y acuática de forma sostenible para asegurar su continuidad

La pérdida de biodiversidad durante las últimas décadas, tanto en especies vegetales como animales, puede comprometer la sostenibilidad del sistema alimentario mundial y llegar a comprometer la seguridad de los alimentos y deteriorar la calidad y variedad alimentaria. El consumidor, aunque tiene una responsabilidad menor sobre estos aspectos de la alimentación, debe ser consciente de su importancia y trascendencia de manera proactiva. Fíjate en la información disponible en el punto de compra y, si no la ves, pregunta.

 

8. Interésate por la sostenibilidad y la equidad de los procedimientos agrícolas, ganaderos y pesqueros

La sostenibilidad es importante a lo largo de toda la cadena alimentaria (producción, transformación y distribución), tanto en productos animales como vegetales. El medioambiente suele ser más vulnerable a la producción intensiva que a los sistemas tradicionales de producción, cría o pesca y, por ello, hay que fomentar los sistemas alimentarios armónicos y sostenibles.

 

9. Disfruta de la convivialidad y del placer de la comida, siempre con equilibrio y moderación

Convivialidad y placer son elementos fundamentales del acto alimentario que le imprimen identidad; no obstante, estos deben combinarse con el equilibrio, la variedad y la moderación para evitar que lo lúdico y festivo se convierta en excesos y derroche.

 

10. La dieta mediterránea representa uno de los ejemplos más emblemáticos de alimentación saludable y sostenible

La dieta mediterránea, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, representa uno de los modelos alimentarios más saludables, tradicionales y sostenibles del planeta. Su preservación y promoción no sólo tiene efectos sobre la salud y la calidad de vida de las personas y de la comunidad sino también sobre la salud de nuestro planeta. Deben fomentarse y desarrollarse acciones comunitarias que promuevan los patrones alimentarios saludables de proximidad ligados al territorio (terrestre y acuático), la cultura, la equidad y a la economía.

Microbiota intestinal: posible vía para un tratamiento no quirúrgico para la obesidad mórbida

Tener un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más es un factor de riesgo para la salud. Y cabe recordar que las opciones terapéuticas para luchar contra la obesidad siguen siendo escasas. La cirugía bariátrica, a pesar de su carácter invasivo, es, para algunos, el tratamiento más eficaz conocido hasta la fecha para las personas con obesidad mórbida, es decir con un IMC de 40 o superior.

Existen distintos tipos de cirugía bariátrica, incluidos el bypass gástrico en Y de Roux (RYGB) y la gastroplastia vertical con banda (VBG, por sus siglas en inglés), también llamado grapado estomacal; y todos ellos alteran el tracto digestivo y provocan una pérdida de peso. La cirugía bariátrica es una solución eficaz aproximadamente en el 80% de los casos a la hora de ayudar a los pacientes a perder peso a largo plazo, según la mayoría de las estadísticas.

Los cirujanos utilizan estos procedimientos por su eficacia, pero ¿cómo funcionan exactamente? Al principio, los científicos pensaron que la reconfiguración del tracto digestivo afectaba a la pérdida de peso, al limitar la cantidad de alimentos que una persona podía ingerir, reducir la absorción de nutrientes, o por ambas causas. Pero con el tiempo, se fueron percatando de que esta sencilla explicación no aclaraba completamente los medios por los que la cirugía provocaba esta pérdida de peso.

Un estudio de 2013 aportaba las primeras pistas significativas: la microbiota intestinal podría estar contribuyendo a esa pérdida de peso de los pacientes operados. Para empezar, mostraba (tal y como ya apuntaban estudios anteriores) que el RYGB reestructuraba la microbiota del tracto gastrointestinal  tanto en ratones y ratas, como en humanos. En la microbiota intestinal de los ratones que se habían sometido a cirugías simuladas, por ejemplo, no se apreciaban las mismas alteraciones. Asimismo, los investigadores observaron que tras el RYGB aumentaba la presencia de ciertos tipos de grupos bacterianos, como las Gammaproteobacterias y las Verrucomicrobia. Pero lo que realmente les acabó de convencer fue que cuando trasplantaron microbiota intestinal de un ratón previamente intervenido mediante RYGB, a otro desprovisto de gérmenes que nunca había sido operado, este último adelgazaba. Esto demuestra que algo en la microbiota intestinal tras la cirugía RYGB -y no necesariamente la cirugía en sí- podría estar ayudando a los ratones a perder peso.

Un estudio de 2015 confirmó que la conexión entre la microbiota intestinal y la pérdida de peso tras la cirugía bariátrica se produce también en humanos y se mantiene durante al menos diez años. Los investigadores se basaron en un grupo de mujeres que se habían sometido, alrededor de diez años atrás, a una cirugía bariátrica -de tipo RYGB o VBG- y que se habían mantenido en un peso inferior desde entonces. A pesar del tiempo transcurrido, los cambios en la composición y en las funciones del microbiota intestinal de estas mujeres, observados a raíz de la cirugía, seguían presentes. En cuanto a las funciones, la nueva microbiota producía cantidades diferentes de ciertos elementos importantes para la salud metabólica, y las bacterias consumían menos glúcidos como combustible.

Estas pruebas apuntan a que mantener un peso estable tras la cirugía, incluso a largo plazo, está directamente relacionado con cambios en la microbiota intestinal. ¿Qué puede tener esa microbiota tras la cirugía que le permite contribuir a la pérdida de peso?

La microbiota obtenida tras la cirugía sigue constituyendo una caja negra, cuyo funcionamiento los científicos tratan urgentemente de descifrar. Averiguar cómo se altera la microbiota para inducir una pérdida de peso y cómo conseguir que esta nueva comunidad microbiana se adapte a personas que no han sido operadas podría revolucionar los tratamientos contra la obesidad.

Se sabe que el trasplante de microbiota fecal (TMF) de un donante delgado a un paciente obeso no acarrea una pérdida de peso en este último: el TMF no altera la microbiota a largo plazo en humanos con enfermedades metabólicas. Sin embargo, este campo de estudio todavía podría dar sus frutos, ya que los científicos han constatado que inmediatamente después de someter a un paciente con sobrepeso a un TMF, tanto la microbiota fecal como la del intestino delgado se modifican, y son precisamente la mayoría de las bacterias alteradas las que producen moléculas beneficiosas denominadas ácidos grasos de cadena corta. La próxima etapa consistirá en explorar las muestras fecales en busca de nuevas bacterias probióticas causantes de cualquier efecto positivo en el metabolismo y ponerlas a disposición de las personas que necesiten perder peso. Quizás no conozcamos aún el nombre de esas bacterias, pero un día podrían revelar el secreto de un tratamiento duradero y sin necesidad de cirugía para la obesidad.

Vía http://www.gutmicrobiotaforhealth.com/

Mas del 75% de los menores españoles siguen un estilo de vida poco saludable

Según se desprende del estudio Patrones de hábitos alimentarios, estilos de vida y sobrepeso en niños y adolescentes españoles en el estudio científico Anibes, publicado recientemente en la revista Nutrients, un 76,9 % de los niños y adolescentes españoles sigue un patrón de estilo de vida poco saludable.

 

El trabajo ha sido llevado a cabo por la Fundación Española de la Nutrición (FEN) junto con un comité científico de expertos, y en él se ha analizado la dieta de 415 niños y niñas de entre 9 y 17 años.

 

El estudio ha identificado un patrón de estilos de vida saludable, caracterizado por altos índices de actividad física, una escasa actividad sedentaria, una alimentación saludable y mayor duración del sueño (23,1 % de la muestra estudiada), y un patrón de estilos de vida poco saludable, caracterizado por una baja actividad física y una alimentación menos adecuada (76,9% de la muestra estudiada).

 

Aunque estadísticamente las diferencias no fueron significativas, el patrón de estilos de vida menos saludable agrupaba un mayor número de individuos obesos y de familias de menor nivel socioeconómico en comparación con el patrón de hábitos alimentarios y estilos de vida más saludables.

 

Por otro lado, al observar los patrones de alimentación, se han podido identificar cuatro patrones diferentes de alimentación, entre los que destaca el patrón 'mediterráneo', caracterizado por el protagonismo de verduras, aceite de oliva, pescados, frutas, yogur, leches fermentadas y agua, y una ingesta menor de otros alimentos y bebidas como, por ejemplo, carnes procesadas, salsas, bollerías, bebidas azucaradas y suplementos alimenticios.

 

También se han identificado otros patrones como el denominado 'bocadillos', con alta presencia de pan, carnes procesadas y queso; el patrón 'pasta', centrado en una alta ingesta de pasta, salsas y aderezos, así como productos de bollería, pero con bajo consumo de legumbres" y el patrón 'Leche y alimentos azucarados' con alto aporte de leche, azúcar, alimentos azucarados y suplementos alimenticios.

 

Tras esta investigación, los próximos pasos a desarrollar en el estudio ANIBES han de centrarse en investigaciones que sirvan para analizar más a fondo cómo los patrones de estilos de vida de comportamientos relacionados con el balance energético pueden influir en el desarrollo de sobrepeso y obesidad. Estos patrones son muy útiles para identificar problemas específicos, además de para sugerir posibles estrategias de intervención.

 

Fuentes:

http://www.fen.org.es/anibes/es/inicio

http://www.20minutos.es/noticia/2152715/0/ninos-espanoles/sobrepeso-obesidad/pautas-claves/

El ejercicio en edades tempranas altera la microbiota de forma favorable

 


Un estudio, que se publica en Inmmunology and Cell Biology, ha descubierto que el ejercicio en edades tempranas puede alterar la comunidad microbiana de forma favorable, promoviendo un cerebro y una actividad metabólica saludable a lo largo de la vida.

 

 

 

El ejercicio en edad temprana puede alterar la comunidad microbiana de forma positiva, promoviendo un cerebro y una actividad metabólica saludable a lo largo de la vida.

La investigación indica que puede haber una ventana de oportunidad durante el desarrollo humano temprano para optimizar las posibilidades de mantener una buena salud en la vida.

El ejercicio afecta a muchos aspectos de la salud, tanto al metabólico como al mental, y ahora estamos empezando a tener en cuenta la plasticidad de la microbiota intestinal. Este es uno de los aspectos más novedosos de la investigación.

 

Los microbios se instalan en el intestino humano poco después del nacimiento y son vitales para el desarrollo del sistema inmune y de diversas funciones neuronales. Estos microbios pueden añadir hasta 5 millones de genes al perfil genético global de una persona y, por lo tanto, tienen un enorme poder para influir en los aspectos de la fisiología humana.

Mientras que esta comunidad microbiana diversa sigue siendo algo maleable en la edad adulta y puede ser influida por factores ambientales como la dieta y los patrones de sueño, los investigadores observaron que los microorganismos intestinales son especialmente ‘plásticos' a una temprana edad.

 

Los investigadores no han identificado, hasta el momento, un rango de edad exacto en que la comunidad microbiana intestinal tenga más probabilidades de cambiar, pero los resultados preliminares indican que cuanto más temprano, mejor.

Una comunidad sólida y saludable de microbiota intestinal también parece promover una función saludable del cerebro y proporcionar efectos antidepresivos. La investigación anterior ha demostrado que el cerebro humano responde a señales microbianas desde el intestino, aunque los métodos de comunicación están aún en investigación.

Las investigaciones futuras sobre el ecosistema microbiano será perfeccionar cómo los microbios influyen en el funcionamiento del cerebro de una manera duradera

Propuesta de menús saludables para estas Navidades

Desde la FAND queremos proponerte unos equilibrados menús para que pases unas fiestas deliciosas y a la vez saludables.
MENÚS NAVIDEÑOS FAND 2016.pdf
Documento Adobe Acrobat [343.6 KB]

Cáncer de páncreas: alimentación y calidad de vida

La Asociación de Cáncer de Páncreas (ACANPAN) y Fundación MÁS QUE IDEAS, con motivo del Día Mundial del Cáncer de Páncreas que se conmemora el próximo viernes 13 de noviembre, han presentado en el Mercado de San Ildefonso de Madrid la guía para pacientes y familiares Cáncer de páncreas: alimentación y calidad de vida.

 

Cáncer de páncreas: alimentación y calidad de vida es una guía de apoyo para pacientes y familiares cuyo propósito es ofrecer información práctica de la enfermedad y recomendaciones sobre hábitos de vida, con el fin de prevenir y actuar ante las complicaciones nutricionales, físicas, emocionales y sociales, y mejorar, así, su estado de salud y calidad de vida.

 

‘Esta guía sobre alimentación y hábitos de vida saludables aportará tranquilidad y confianza a pacientes y familiares para sobrellevar de la mejor manera posible la enfermedad’, comenta Cristina Sandín, Vicepresidenta de la Asociación de Cáncer de Páncreas (ACANPAN), y añade que ‘desde la asociación ayudamos a los pacientes y familiares a cuidarse, a sentirse lo mejor posible, demostrándoles que no están solos, que hay mucha gente que les apoya y les entiende. Y que estamos luchando para una mayor investigación en la detección precoz del cáncer de páncreas y sus tratamientos’.

Cáncer de páncreas: alimentación y calidad de vida
Guía gratuita para los pacientes, familiares y todas aquellas personas que tengan interés en obtener mayor información sobre el cáncer de páncreas.
cancer-de-pancreas-alimentacion-y-calida[...]
Documento Adobe Acrobat [18.2 MB]

Andalucía, un sistema consolidado de detección, diagnóstico, tratamiento y registro

Dentro del Foro SENPE-ABBOTT, se ha distinguido como Best Practice, en la lucha contra la desnutrición relacionada con la enfermedad ( DRE ) el trabajo del equipo de Soporte Nutricional del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga (UGC Endocrinología y Nutrición - UCG Farmacia), que dispone de un sistema de detección, diagnostico, plan terapéutico y registro (INFORNUT) implantado desde hace 15 años en el centro. Se basa en un método informatizado de cribado analítico (FILNUT) completado con valoración nutricional (MUST) que ha reportado tasas de diagnóstico de desnutrición que triplican la media de la comunidad andaluza en los últimos 10 años.

 

(Más información: http://www.alianzamasnutridos.es/foros/xi-foro-senpe/)

Contacto

Fundación Andaluza de Nutrición y Dietética (FAND)

Pagés del Corro, 80. 3ª Planta

41010 - Sevilla

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Fundación Andaluza de Nutrición y Dietética