Septiembre 2017

ESTUDIO PURE :LA MORTALIDAD CARDIOVASCULAR Y SU POSIBLE RELACIÓN CON LA GRASA 

 

Miller V et al. Fruit, vegetable, and legume intake, and cardiovascular disease and deaths in 18 countries (PURE): a prospective cohort study. Lancet 2017. Published: 29 August 2017. DOI: 

 

 

 

http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(17)32253-5
 
http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(17)32253-5/fulltext?elsca1=etoc

 

Segun este nuevo estudio prospectivo de cohortes (Prospective Urban Rural Epidemiology [PURE] realizado en 135 335 individuos en 18 Paises de bajos ingresos, analizando la relación entre grasas, carbohidratos y enfermedad y mortalidad cardiovascular:

 

  • La ingesta elevada de carbohidratos se asoció con un mayor riesgo de mortalidad total, mientras que la grasa total y los tipos individuales de grasa se relacionaron con una menor mortalidad total.
  • La grasa total y los tipos de grasa no se asociaron con enfermedad cardiovascular, infarto de miocardio o mortalidad por enfermedades cardiovasculares, mientras que la grasa saturada tuvo una asociación inversa con el accidente cerebrovascular.
  • Las pautas dietéticas globales deben reconsiderarse a la luz de estos hallazgos.

No obstante estas conclusiones deben ser tomadas con precaución.

Incluimos la reflexión que desde el Blog " Lo que dice la ciencia para adelgazar":

 

 

  1. Las tasas de incidencia son bastante bajas y en los cuestionarios de recogida de datos se aceptan ingestas de entre 500 a 5000 Kcal día. Hab´ria que ser bastante cautelosos con estos datos.
  2. Contrariamente a lo que afirman los autores, hay mucho que encaja con las directrices de nutrición de muchos países.
  3. Ninguna guía recomienda el consumo de más del 60% de la energía como carbohidratos refinados, que es el límite que el estudio considera dañino.
  4. La grasa saturada es neutra (y beneficiosa para el accidente cerebrovascular en Asia), pero incluso en el grupo que más consume hablamos de un 13% de la energía a partir de este nutriente. La mayoría de las recomendaciones apuntan al 10%.
  5. Al analizar macronutrientes y mortalidad, no se analiza el reemplazo de grasas saturadas por polinnsaturadas, que es lo que dicen las guías más recientes, sino el reemplazo de grasa por carbohidratos. 
  6. El consumo de frutas, verduras y lentejas aparece como beneficioso. Eso ya está en muchas recomendaciones.
  7. ¿Podría el consumo elevado de carbohidratos refinados (y la mortalidad asociada) ser más un indicador de una dieta pobre en nutrientes e ingresos más bajos? Ese podría ser el problema y no los carbohidratos. 
  8. Lo mismo ocurre con las grasas totales y saturadas: ¿su baja ingesta podría ser un signo de seguir una mala dieta?

 

Realmente no hay ninguna razón para reformar las directrices dietéticas.


Es un trabajo interesante e importante, pero un estudio observacional, a fin de cuentas. Que por sí solo tiene un valor muy limitado a la hora de tomar decisiones.

 

Si quieren tener una opinión algo más amplia sobre los macronutrientes y la salud, les recomendamos la lectura de algunos posts anteriores publicados en el Blog de "Lo que dice la ciencia para adelgazar"

 

Contacto

Fundación Andaluza de Nutrición y Dietética (FAND)

Pagés del Corro, 80. 3ª Planta

41010 - Sevilla

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Fundación Andaluza de Nutrición y Dietética